Google+ Followers

sábado, 30 de septiembre de 2017

El Imperio Babilónico

El imperio nuevo

Nabopolassar, que gobernó entre los años 625 y 605 a.C., afirmó que era el «hijo de un don nadie», pero durante su gobierno Babilonia se convirtió de nuevo en un poderoso imperio. Ayudado por sus aliados, los medos de Persia, Nabopolassar derrotó a los asirios y reclamó sus tierras. En 605 a.C., su hijo Nabucodonosor derrotó al ejército egipcio en la batalla de Carquemish, siendo coronado rey poco después. Su reinado (605-562 a.C.) fue el punto culminante del Imperio Nuevo babilónico.
Nabopolassar había comenzado un programa de reconstrucción en Babilonia. El nuevo rey, Nabucodonosor, continuó la labor de su padre. Construyó unas murallas más fuertes, nuevos palacios y templos, además de los bellos jardines colgantes de Babilonia para su esposa.
Nabucodonosor también amplió las fronteras del imperio de su padre, derrotando a Siria y al reino de Fenicia, a orillas del Mediterráneo. Desde allí continuó hacia el sur para conquistar los reinos de Israel y Judá, capturando la capital de este último, Jerusalén, en el año 597 a.C. Tras esta conquista, el rey de Judá y miles de ciudadanos judíos fueron llevados encadenados a Babilonia. Cuando, diez años después, Jerusalén se rebeló, la ciudad fue saqueada y de nuevo muchos de sus ciudadanos fueron deportados a Babilonia.

Los Jardines Colgantes de BabiloniaLos Jardines Colgantes de Babilonia

Tras Nabucodonosor, la gloriosa historia de Babilonia declinó. El último de sus reyes fue Nabónido, que gobernó entre los años 556 a.C. y 539 a.C. Era un personaje misterioso; un anciano erudito que parecía más interesado en la religión que en resolver los problemas de Babilonia. En torno a 550 a.C., de improviso, Nabónido se marchó a vivir a Taima, un oasis del desierto Arábigo.
Permaneció allí durante diez años, dejando a su hijo mayor, Belshazzar, a cargo de Babilonia. En 539 a.C. los persas invadieron Babilonia y en las batallas que hubo tanto Nabónido como Belshazzar resultaron muertos. Babilonia fue conquistada y convertida en una provincia del Imperio persa.

Créditos:
Extracto de 
El Imperio Babilónico