Google+ Followers

miércoles, 17 de junio de 2015

¿Porque cada vez más pequeños se bautizan entre los Testigos de Jehová

¿Porque cada vez más pequeños se bautizan entre los Testigos de Jehová?



Estas son algunas citadas tomadas del cd rom 2014 de las publicaciones de los testigos de Jehová

*** yb09 pág. 4 Carta del Cuerpo Gobernante ***
Nos llenó de alegría ver en las distintas asambleas cuántos han reunido los requisitos para el bautismo, entre ellos niños de corta edad. Queremos felicitar a ustedes, los padres, por enseñar a sus hijos a amar la verdad y animarlos a servir a Jehová en su juventud. El hecho de que estos queridos jovencitos hayan podido bautizarse a pesar de las dificultades que enfrentan en la escuela dice mucho de su educación hogareña (Sal. 128:1-6).

*** w06 1/4 págs. 27-28 Cómo llenar los requisitos para el bautismo cristiano ***
Preparación adecuada para el bautismo
8 ¿Pueden los niños dedicarse a Dios de manera consciente? Si bien las Escrituras no fijan una edad reglamentaria para el bautismo, es obvio que los bebés no pueden hacerse creyentes, ejercer fe ni dedicarse a Dios (Hechos 8:12). Con respecto a los cristianos del siglo primero, el historiador Augustus Neander afirmó en su libro General History of the Christian Religion and Church (Historia general de la religión y la Iglesia cristianas): “Al principio solo se administraba el bautismo a los adultos, pues los hombres estaban acostumbrados a ver el bautismo y la fe como dos cosas íntimamente ligadas”.
9 En el caso de los jóvenes, algunos alcanzan cierto grado de madurez espiritual a una edad relativamente temprana, mientras que a otros les toma más tiempo. Como quiera que sea, antes de bautizarse, el joven —al igual que el adulto— debe tener una relación personal con Jehová, una sólida comprensión de las doctrinas elementales de la Biblia y un claro entendimiento de lo que implica la dedicación.

*** w88 15/3 págs. 14-15 párrs. 21-22 La confianza en Jehová lleva a la dedicación y el bautismo ***
21 Pero parece que algunos del pueblo de Jehová han ido al otro extremo. Muchos padres cristianos esperan hasta que sus hijos casi salen de la adolescencia antes de tratar con ellos el tema del bautismo. Vez tras vez oímos de jóvenes que se dedican a Dios válidamente solo por su propia iniciativa. Por ejemplo, un anciano tenía un hijo que, antes de la adolescencia, sinceramente deseaba bautizarse. Por eso, su padre hizo que otros tres ancianos consideraran con el jovencito las preguntas preparadas para los que desean bautizarse. La conclusión a que llegaron estos fue que, aunque el niño era bastante joven, calificaba para bautizarse como ministro ordenado de Jehová Dios. Además, ¡recientemente en la Escuela del Servicio de Precursor en las Bahamas hubo una niña bautizada de 10 años de edad que era hija de padres que servían como ministros de tiempo completo!
22 Parece que algunos padres no están logrando todo lo que pudieran a este respecto. ¿Hasta qué grado están usando ‘materiales incombustibles’ para edificar personalidades cristianas en sus hijos? (1 Corintios 3:10-15.) Ante todo, el hacer eso requiere que la adoración pura de Jehová sea lo más importante en la vida de los padres. Además, ambos padres deben estar prestando atención al excelente consejo de Deuteronomio 6:6, 7 y Efesios 6:4. El resultado de esto puede ser que los padres tengan que restringir a sus hijos de bautizarse demasiado temprano, más bien que tener que estar animándolos a ello después.

*** w87 15/4 págs. 12-14 párrs. 12-15 Alcanzando paz con Dios por dedicación y bautismo ***
12 ¿Debería ser que hasta jovencitos tomaran en consideración bautizarse? Pues bien, recuerde que a los seis hombres armados de la visión Jehová les dijo: “A viejo, joven y virgen y niñito y mujeres deben matar... hasta arruinamiento. Pero no se acerquen a ningún hombre sobre el cual esté la marca”. (Ezequiel 9:6.) Por supuesto, los niños que fueran demasiado jóvenes para dedicarse serían protegidos por la “marca” que lleve el padre o la madre si ese pariente está esforzándose por criar a los hijos de modo que amen a Jehová, y si estos responden con obediencia. (1 Corintios 7:14.) Sin embargo, si el hijo es lo suficientemente inteligente como para tomar una decisión personal y ha llegado al punto de ‘saber hacer lo que es correcto’, no dé por sentado que seguirá indefinidamente bajo el mérito de la “marca” de su padre o madre. (Santiago 4:17.)
13 Antes de dedicarse, el joven debe tener suficiente conocimiento como para comprender lo que esto implica y estar buscando una relación personal con Dios. Debe entender los principios bíblicos y adherirse a ellos, por saber que se le considerará responsable de cualquier infracción que cometa. También debe tener suficiente experiencia en compartir su fe con otros y saber que esa actividad es una parte vital de la adoración verdadera; en verdad debe desear servir a Dios. Naturalmente, no se esperaría que desplegara la madurez de un adulto, pero su progreso espiritual debería ser razonablemente constante.
14 Si se ha ‘calculado el costo’, no es una desventaja para uno dedicarse mientras es joven. Como sucede en el caso de casi todo nuevo cristiano, el aprecio y entendimiento se profundiza después del bautismo. “El bautizarme como joven fue una protección para mí —explicó David—. Mientras seguía desarrollándome, noté que algunos adolescentes de la congregación que no se habían bautizado pensaban que estaban libres de la autoridad de los ancianos y, como resultado, se envolvieron en mala conducta. Pero yo siempre recordé que había dedicado la vida a Dios. Mi vida ya pertenecía a él, y por eso no podía seguir a aquellos adolescentes.”
15 ‘Pero ¿qué pasaría si mi hijo o hija se bautizara cuando joven y después perdiera el celo por la devoción piadosa?’, puede que pregunten algunos padres. La verdad es que ningún joven debe bautizarse solo para agradar a su padre o madre o porque algunos amigos lo hagan. No obstante, cuando adolescentes, José, Samuel, el rey Josías y Jesús veían la adoración de Dios desde un punto de vista serio, y se adhirieron a ese punto de vista. (Génesis 37:2; 39:1-3; 1 Samuel 1:24-28; 2:18-21; 2 Crónicas 34:3; Lucas 2:42-49.) En nuestros tiempos, una cristiana llamada Jean se bautizó cuando solo tenía diez años de edad. Años después, cuando se le preguntó si realmente entendía el paso que había tomado, Jean respondió: “Sabía que amaba a Jehová, entendía lo que Jesús había hecho por nosotros, y quería servir a Jehová”. Ha servido con fidelidad por unos 40 años desde que se bautizó. Cada joven es una persona que se distingue de las demás; nadie puede fijar un límite de edad que sirva como norma. Los padres deben esforzarse por llegar al corazón de sus hijos, ayudándoles a desarrollar devoción piadosa. No solo deben guiar siempre a sus hijos hacia el privilegio de dedicarse y bautizarse, sino también fortalecerlos para que sean adoradores constantes.
Es de mucho interés que la meta principal de cada padre testigo es llegar a convertir a sus hijos a su fe.Al igual que todas las familias que profesan cualquier fe,sea cristiana o no.Ahora pues , ¿que pasa cuando estos poseen dudas y deciden salirse o abandonar su anterior fe en busca de su propia identidad o simplemente llevar o vivir su propia vida?


La revista Atalaya de febrero de 2012,páginas 18 y 19,  en uno de sus artículos plantea esta posibilidad vea:



Ahora note la oración final de este recuadro, cuando sus hijos lleguen a ADULTOS(énfasis mio) tendrán que decidir por sí mismos que creer.



Entonces porque planteares prisa en tomar la decisión de llegar al bautismo antes de que estos llegasen a ser adultos.Si el mismo Jesús lo hizo hasta llegar a ser adulto y todos aquellos que fueron sus seguidores en el siglo primero eran ya adultos(léase los evangelios y el libro de hechos).No nos enseña que igual debería el padre testigo esperar hasta que lleguen a ser mayores para presentar esta opción o al menos no  presionar constantemente con la idea que debe ser bautizado y dejar que el jovencito tome su propia decisión al respecto.Creo que tendrían menos estadisticas de abandono, deserción o expulsión.Puesto que al ser ya bautizado se le reconoce como Testigo dentro de la congregación y esta estadistica se toma en uanta al elaborar las respectivas etadisticas mensuales y anuales.
Todo aca sin duda como lo han expresado algunos compañeros en varios blogs obedecen a la directivas emanadas de la entidad religiosa que gobierna a los testigos. Además esto les permite seguir utilizando la cantaleta del “incremento” en sus filas cada año. De no tomar estos bautizos de pequeños y adolescentes se verían mermadas sus oportunidades de utilizar esta propaganda para ufanarse de “la bendición divina” sobre su “organización”.